Repasamos algunos de los mejores emparejamientos del marisco, ya sea en compañía de cócteles o relacionándose con otros alimentos, bien por cuestiones de sabor bien en función de sus cualidades aromáticas

3 sorbos mariscantes

 

1. Aperol Spritz y cualquier marisco

Hete aquí nuestro primer maridaje, al que incluimos por la popularidad que ha

alcanzado el Aperol como aperitivo amable y ligero. Esta suavidad, donde el amargor

solo es un amago, le convierte en un marido perfecto para cualquier marisco que

queramos servir, sea a la plancha, cocido o por ejemplo con pasta, que para nuestro caso

vendría de perlas. El Aperol Spritz se prepara con el susodicho licor que le da nombre,

mezclado con vino espumoso (cuanta más calidad, lógicamente mejor) y sifón. Las

medias, 2, 3 y 1, respectivamente, aunque lo normal es apañarlo a ojo. Pon al lado unas

cigalas a la plancha y a sumergirte en una marea de sabores.

 

Producto recomendado: cigala cruda salvaje Grand Krust

 

2. Mojito y gambas con curry

Un clásico. Una suerte de combinación continental, con el frescor del Caribe y el fuego

de Oriente. El mojito en realidad sirve para multiplicar el placer de cualquier crustáceo,

sea un bogavante a la plancha (untada su carne previamente en mantequilla con sal y un

poco chile, por ejemplo), o la propuesta que os hacemos de unas gambas con curry.

Probablemente, porque según la leyenda este cóctel nació en un barco, concretamente

en el del corsario sir Francis Drake. ¿Cómo preparáis el mojito? Pues con un disco de

Ricardo Ray Orchestra a todo trapo, más ron, limón, menta, azúcar moreno y hielo

picado. Os daríamos una proporción concreta, pero todo el mundo sabe que el mojito

varía de la primera a la última ronda, según se van preparando las sucesivas tandas, y

normalmente al ritmo de la risa general y de la música. Así que dadle duro a Ricardo

Ray y a su fantástico combo.

 

Producto recomendado: Gamba pelada 600g Grand Krust

 

3. Cava rosado y mejillones con salsa

Una receta típica del taperío y de casa cuando no te quieres complicar mucho la vida,

una salsa de tomate, quizá con un puntín picante. Prueba a trasegar esos mejillones

felizmente embadurnados con un rosado, incluso con un cava rosado. En el primer caso,

con El Aprendiz, un prieto picudo de la D. O. Tierra de León que aguantará el empuje

de la salsa. Si quieres algo más festivo, cambia esa botella por una de cava rosado AT

Roca Brut Rosat, de la D. O. Clàssic Penedès (una escisión de la denominación Cava).

Si por alguna casualidad te gustan más los mejillones a la belga en lugar de con tomate,

es decir, cocidos con nata, mantequilla, vino blanco y hierbas aromáticas, marídalos con

el AT Roca Brut Reserva, que en su coupage mezcla las clásicas Macabeo,

Xarel·lo y Parellada (21%).

 

Producto recomendado: Mejillón de chile 454g Grand Krust

 

3 Propuestas creativas de Niki Segnit

 

1. Gambas y piña

Una mezcla rotunda de salado y dulce. “En la cocina parsi de la India, el marisco y la

piña tropical se emparejan con un curry agridulce con tamarindo llamado kolmino

patio”. A lo que añade la abundancia de sopas con ambos ingredientes en el Sudeste

Asiático.

 

Producto empleado: Gamba pelada 600g Grand Krust

 

2. Langostino y coco

“A mí me recuerda a las vacaciones”, dice Segnit. En Brasil comen la vatapá, un

estofado de marisco y pescado en leche de coco. En Thailandia, el tom yan kha kai se

cocina con gambas en leche de coco con picante. A la escritora culinaria le gusta

especialmente mezclar las gambas con coco desecado, un encuentro que las convierte

“en una tapa de bar barato que requiere de botellas de cerveza fría y una pila de

servilletas de papel”. Nosotros hemos sido más transgresores y en vez de gambas le

hemos puesto langostinos.

 

Producto empleado: Langostino vannamei cocido entero 720g Grand Krust

 

3. Gambas y albahaca

“Las notas cítricas y anisadas de la albahaca la convierten en una elegante pareja para el

marisco”, aprecia Segnit. Por ejemplo, arrejuntando albahaca, mango y langosta, como

hace el chef Alain Senderens. Quizá ha sacado su combinación de la receta vietnamita

tradicional que combina albahaca, gamba, papaya y hierba limón, según apunta la

escritora.

 

Producto empleado: Cola pelada de gambón argentino 200g Grand Krust

2 Bonus track por si te quedas con hambre

 

1.Salmón, espárrago y virutas de chocolate

Para casi terminar, os proponemos una  receta bien sencilla de hacer en casa:.una tostada de pan

untada en mantequilla, con crema de espárragos rociados con limón y mantequilla, un filetito de

salmón a la plancha y un toque que marca la diferencia: virutas de chocolate negro. Un buen vino

blanco, y a sentarse en una silla mirando el horizonte y a disfrutar.

 

Producto recomendado: Porciones de salmón atlántico sin piel 283g Grand Krust

 

2.Carabinero, pimiento verde y setas:

Tanto en estofado como en timbal, estos tres ingredientes combinan mar, huerta y monte

en una versión meat-free que llena el color de cualquier mesa. Otra posibilidad es saltearlos

para rellenar una lasaña que sorprenderá a tus invitados por su originalidad y satisfacer tanto

a tu amigo de morro fino como al más gumias. Remata con un vino espumoso y ya no habrá

quien los saque a cenar fuera de tu casa.

 

Producto recomendado: Carabinero entero cocido 400g Grand Krust

Síguenos

Suscríbete a nuestro boletín y no te pierdas las noticias.

Más noticias