Ya que te vas a poner hecho un pincel para los banquetes, hazlo acompañado con un buen combinado en la mano

[AUTOR: DAVID REMÁRTINEZ]

 

Como alimento exquisito, al marisco hay que rendirle honores en la mesa. Algo que se ha criado en el mar y que concentra sabores salinos y dulces ha de ser ingerido con un líquido a la altura de su eminencia, así que hoy os proponemos una serie de copas de altura para que os sintáis excepcionales mientras sorbéis berberechos y descabezáis langostinos como si acabárais de salir del Neandertal. ¿Qué mejor que combinar cócteles y mariscos para sentir que hemos alcanzado un estadio de la vida donde la elegancia se ha vuelto natural en cualquiera de nuestros gestos cotidianos, desde saludar a un embajador en una recepción con bombones, hasta sacar la basura al portal de casa en zapatillas de felpa? Hay que tener clase, sobre todo en los días de fiesta. Y precisamente el marisco y el alcohol se crearon ambos, sin duda, para dar fiestas. Nadie les ha encontrado todavía una función mejor. Por eso os ofrecemos una lista de cócteles que servirán para elevar vuestros banquetes a otro nivel superior al de las cenas con vino blanco o cava (que están bien, ojo, pero que acaban por aburrir).

De sobra sabéis que a esta asociación de comida y bebida que cooperan en los sabores se le denomina maridaje, palabra que en origen refería el acoplamiento del hombre y la mujer en el sagrado matrimonio. Hoy en día nos podemos casar con cualquier cosa, sea hombre, mujer o Neandertal; o gamba. O una copa de trago refulgente decorada con un exuberante twist de limón. Solo hay que seguir unas sencillas instrucciones antes y después. Las de antes son básicamente dos: las bebidas rotundamente alcohólicas potencian el picante y la sal, y las dulces los compensan. La segunda instrucción es más  conocida para cualquiera: las bebidas rotundamente alcohólicas, consumidas con fruición, transforman rotundamente la dicción del comensal, la percepción de la amistad ajena y su calibre de las distancias físicas, incluido el equilibrio vertical. realizados ambos avisos, vayamos a los acoplamientos de cócteles y marisco que os proponemos.

Mojito y gambas con curry

Un clásico. Una suerte de combinación continental, con el frescor del Caribe y el fuego de Oriente. El mojito en realidad sirve para multiplicar el placer de cualquier crustáceo, sea un bogavante a la plancha (untada su carne previamente en mantequilla con sal y un poco chile, por ejemplo), o la propuesta que os hacemos de unas gambas con curry. Probablemente, porque según la leyenda este cóctel nació en un barco, concretamente en el del corsario sir Francis Drake. ¿Cómo preparáis el mojito? Pues con un disco de Ricardo Ray Orchestra a todo trapo, más ron, limón, menta, azúcar moreno y hielo picado. Os daríamos una proporción concreta, pero todo el mundo sabe que el mojito varía de la primera a la última ronda, según se van preparando las sucesivas tandas, y normalmente al ritmo de la risa general y de la música. Así que dadle duro a Ricardo Ray y a su fantástico combo.

Dry Martini con percebes

O con caviar, si el dinero se os sale por las orejas. O con huevas de trucha, que es una alternativa más barata y muy rica. Pero con percebes es una locura, ya os aviso. El Dry Martini, el cóctel por excelencia, la madre de todos los combinados, ese que adoraban los protagonistas de Mash (millenials, corred a Youtube), ha de estar bien cargado, como para satisfacer a un agente secreto internacional. Os proponemos el tradicional con ginebra (muy seca), aunque si os sentís irremediablemente cinematográficos también podéis prepararlo con vodka mezclado pero no agitado. La composición del Dry es tan sencilla como mágica: ginebra, vermú seco y hielo. Os proponemos cuatro o cinco partes de ginebra y una de vermú. Sin dolor. Las volcáis en un vaso mezclador hasta arriba de hielo y removéis con una cucharilla larga en cuatro tandas de 15 segundos cada una, dos tandas a la derecha y dos a la izquierda. A ser posible, meneando las caderas al unísono. Coláis sobre las copas y decoráis con el limón. La sal que habría de proveer la aceituna (añadida para potenciar el sabor) os la proporcionarán los percebes o las huevas de las truchas. O de mújol, si está de oferta.

Cocktails of the Movies: An Illustrated Guide to Cinematic Mixology / stacey marsh

Cosmopolitan con beberechos

Una combinación radicalmente opuesta a la anterior. El Cosmopolitan, popularizado primero por Madonna y luego en televisión por Carrie Bradshaw, tiene un toque dulce que al bañar en tu boca el sabor profundo de unos berberechos te pondrá los ojos de Bob Esponja. Te recomendamos que cocines los berberechos en una sartén con aceite, ajo, una guindilla cayena y nada más, excepto la tapa para conseguir el vapor. El Cosmopolitan, eso sí, precisa coctelera. Arroja dentro de ella media docena de hielos macizos, 4 centilitros de vodka,; 3 de zumo de arándanos; 1,5 de Cointreau (o un triple seco) y 1,5 de zumo de limón. Agita como si te fuera la vida en ello, cuela y sirve en copa. En teoría, deberías rematar la alquimia con una corteza de naranja flambeada, pero casi la vamos a poner si que medie una llama para que la velada no acabe como el rosario de la aurora, que llevamos ya un buen carro de alcohol ingerido.

 

Cocktails of the Movies: An Illustrated Guide to Cinematic Mixology / stacey marsh

Aperol Spritz y cualquier marisco

Hete aquí nuestro último maridaje, al que incluimos por la popularidad que ha alcanzado el Aperol como aperitivo amable y ligero. Esta suavidad, donde el amargor solo es un amago, le convierte en un marido perfecto para cualquier marisco que queramos servir, sea a la plancha, cocido o por ejemplo con pasta, que para nuestro caso vendría de perlas. El Aperol Spritz se prepara con el susodicho licor que le da nombre, mezclado con vino espumoso (cuanta más calidad, lógicamente mejor) y sifón. Las medias, 2, 3 y 1, respectivamente, aunque lo normal es apañarlo a ojo. Finalmente pon al lado unas vieiras y a cantar a Wham! en perfecto inglés chapurreado.

 

[ FOTOGRAFÍA DE PORTADA: MARCUS HANSSON ]

Síguenos

Suscríbete a nuestro boletín y no te pierdas las noticias.

Más noticias