Los mares y océanos son ecosistemas muy complejos, que albergan una importante variedad de seres vivos.Durante muchos años, se han visto sometidos a una fuerte sobreexplotación que ha puesto en peligro la continuidad de muchas especies. Para evitar este grave problema, es muy importante apostar por una pesca sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

 

El fenómeno de la sobrepesca es una de las principales amenazas a las que se ven expuestos los recursos naturales del planeta.Consiste en capturar pescado y marisco en cantidades excesivamente elevadas,de modo que las especies capturadas no disponen del tiempo suficiente para recuperarse y su población se va reduciendo cada vez más.

Las principales especies afectadas por la sobrepesca son las más consumidas en el mercado. Sin embargo, este fenómeno perjudica también de rebote a otras especies, que son capturadas de forma accidental, muchas veces porque las artes de pesca utilizadas son poco selectivas. Estas capturas son descartadas por los pescadores y devueltas al mar muertas, con lo que contribuyen también a aumentar el desequilibrio en el ecosistema.

Afortunadamente, en los últimos años muchos pescadores y empresas pesqueras han tomado conciencia de este grave problema y han empezado a aplicar criterios de pesca sostenible. Veamos cuáles son sus principales características:

Respeto por el ecosistema

La pesca sostenible se gestiona desde una perspectiva centrada en la preservación de los diferentes ecosistemas y trata de minimizar el impacto de las capturas sobre el medio ambiente.

Protección de especies sensibles

Se realiza un seguimiento de las poblaciones que componen cada ecosistema en el que se pesca, para evitar que las especies o los hábitats más sensibles se vean afectados.

Mantiene todas las poblaciones en un nivel saludable

No solo se estudian las poblaciones de las especies que son objeto de captura, sino que también se evalúa la buena salud del resto de especies.

Utiliza métodos de pesca avanzados y selectivos

Estos sistemas permiten minimizar los descartes y evitan la destrucción del fondo marino.

Minimiza el consumo de energía

Los barcos y la maquinaria empleada en la pesca son cada vez más eficientes desde el punto de vista energético. Además, se evita también el uso de productos químicos nocivos y se gestionan correctamente los residuos generados durante la actividad pesquera.

Información al consumidor

Es muy importante que las empresas realicen un correcto etiquetado para que el consumidor pueda identificar claramente el producto que está comprando y dónde ha sido pescado.

Conciencia social

Las empresas que practican la pesca sostenible aplican criterios económicos justos y socialmente responsables.

Síguenos

Suscríbete a nuestro boletín y no te pierdas las noticias.

Más noticias